DIV03

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Tercera División del Ejército Nacional -   Medios Informativos -   COMUNICADO DE PRENSA -   Los soldados de la III División del Ejército conmemoran los 201 años de la Batalla de Calibío

Fin barra de navegación de las migas


Los soldados de la III División del Ejército conmemoran los 201 años de la Batalla de Calibío

14 de enero de 2015

En presencia de este sublime paisaje en la hacienda que otrora fuera el escenario de una de las contiendas más significativas de la gesta de Independencia de la Nueva Granada y que hoy evocamos entre la melancolía y la satisfacción del recuerdo la Batalla de Calibío librada el 15 de enero de 1814. En esta ocasión consagramos uno de los hechos salientes de una epopeya y es nuestro deber no solo como institución militar sino como admiradores de su historia y su pueblo evocarlos.
Los hijos de Popayán han marcado con sus obras, con su pensamiento, con sus palabras, en cada día que pasa, una fecha histórica.

La batalla de Calibio fue una de las tantas denominadas campañas del Sur. Una acción militar que tenía como objetivo desalojar la arremetida realista en el Sur de la Nueva Granada. Dicha campaña patriota estaba bajo el mando del General Antonio Nariño en compañía del Brigadier José Leiva, el Coronel José María Cabal y el Coronel José María Rodríguez sumados a los valerosos soldados, perfectamente uniformados y disciplinados, de diversos lugares de la región y el país que con su heroica labor permitieron recuperar la ciudad de Popayán que se encontraba en manos de los realistas dirigidos por Juan Sámano.

En este punto es menester rememorar la batalla del Alto Palacé, porque dicha batalla obligo a Juan Sámano a replegarse en Popayán después de su derrota en manos de las tropas comandadas por el General José María Cabal. Precisamente tras su derrota Sámano se ubica en El Tambo desde donde coordina su marcha hasta este lugar donde hoy nos encontramos. Una vez allí se reúne con su lugarteniente, Ignacio Asín, quien sería el encargado de reforzar las tropas de Sámano. Pese al esfuerzo por robustecer sus filas, Sámano y Asín son derrotados por el ejército del General Antonio Nariño e impide que las tropas realistas avancen hacia el interior de la República.

En el siguiente fragmento evocado por el bando patriota podemos dimensionar un poco los hechos que hoy rememoramos:

[] nos formamos al frente del enemigo. Rompió éste el fuego de artillería, que fue contestado por el fuego de la nuestra, y a pocas descargas dio el General Nariño la orden de avanzar, y así comenzó a batirse la fusilería de una y otra parte, lo que duró tres horas largas, y al fin, después, de un reñido combate, se decidió la victoria en nuestro favor, sufriendo los españoles la más completa derrota y quedando el campo cubierto de cadáveres, entre ellos, el de Asín y ocho oficiales mas. Contamos cosa de 400 entre muertos y heridos y se tomaron más de 300 prisioneros []

En lo rudo de la batalla era un estimulo para nosotros ver el arrojo e intrepidez de Nariño, que desafiaba audazmente los mayores peligros y se hallaba en todas partes dando ejemplo de valor y serenidad.

Como resultado de las derrotas sufridas en la batalla del Alto Palacé y en la batalla de Calibío, Sámano huye con unos cuantos soldados a la ciudad de Pasto. Tiempo después, encontrándose en Quito, llevaría a cabo nuevamente una expedición realista sobre la Nueva Granada, esta vez obteniendo la victoria en la batalla de la Cuchilla del Tambo (1816).

Por otro lado el Coronel Asín fue hecho prisionero y degollado en la casa de la hacienda de Calibio por orden del Coronel José Ignacio Rodríguez, quien ordeno se le cortara la cabeza para exponerla ante Nariño. Este hecho no pudo más que contrariar al traductor y divulgador de los Derechos Humanos, quien condeno esta demostración de barbarie.

En resumen, para poder juzgar las luchas libradas por tantos hombres que forjaron nuestra historia como Nación, no solo en el campo de batalla sino también sus luchas políticas y sociales, es necesario desnudar el espíritu de todos los prejuicios que entorpecen el entendimiento.

Hoy hace 201 años, con sus hechos, con sus vidas, con su ejemplo y sus ideas, hombres de carne y hueso, próceres de la independencia de esta gran República de Colombia, nos legaron la responsabilidad de mantener vivos a través del tiempo en nuestra memoria colectiva, los destinos fatales y gloriosos que han marcado la historia de este suelo y que hoy enriquecen nuestra sensibilidad y nuestra mente, en medio de este edénico paisaje que fuera el marco de un pasado donde la sangre derramada de los mártires de la independencia, hoy llenan de orgullo nuestro espíritu.
COMPARTIR

Avenida Los Cuarteles 80-00 Popayan, Cauca
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
prensadiv03@gmail.com