DIV03

Usted está aquí: Saltar la barra de navegación de las migas Tercera División del Ejército Nacional -   Medios Informativos -   COMUNICADO DE PRENSA -   Con el apoyo del Ejército Nacional finaliza con éxito la travesía deportiva por el Macizo Colombiano en el sur del Cauca.

Fin barra de navegación de las migas


Con el apoyo del Ejército Nacional finaliza con éxito la travesía deportiva por el Macizo Colombiano en el sur del Cauca.

04 de noviembre de 2013

Con la majestuosidad del paisaje imponente del Macizo Colombiano, la amabilidad, seriedad y mística de los pueblos indígenas ancestrales del sur del Cauca, comunidades campesinas, la sonrisa y aplausos de los cientos de pobladores de la zona, la satisfacción del deber cumplido, el sentido de pertenencia en lo más alto y una nueva imagen del Departamento del Cauca ante el mundo, llegó con éxito a su final la segunda correría de ciclo montañismo Ruta Andina, Macizo Colombiano.
Este evento no competitivo convocó a más de 300 personas entre deportistas y acompañantes de todo el territorio nacional e incluso extranjeros, quienes en un plan de turismo ecológico y de aventura, emprendieron durante tres días un recorrido con todas las condiciones de seguridad para realizar un encuentro cercano con la PACHA MAMA y con las costumbres ancestrales que aún subsisten y se rescatan en Colombia, con el firme objetivo de pedalear por la paz del Cauca y Colombia.

Con 178 ciclomontañistas inscritos, esta travesía partió desde la cabecera municipal de la Sierra Cauca para recorrer inicialmente en su primera etapa 30 kilómetros hasta el Resguardo indígena de Rioblanco, en el municipio de Sotará. Luego, en su segundo día, la caravana de ciclistas partió desde allí hasta el municipio San Sebastián recorriendo un tramo de 63 kilómetros en medio de las más empinadas montañas caucanas, y finalizando en el tercer día con un recorrido de 60 kilómetros hasta la cabecera municipal de Bolívar, donde se llevó a cabo la clausura del evento. En cada una de las estaciones realizadas, los pueblos anfitriones mostraron lo mejor de sí con propuestas artísticas y culturales, dándoles material a los visitantes para contarle al mundo.

Según los expertos en el tema de las bielas y el pedal y en general los deportistas participantes, lo más llamativo de esta travesía desde el tema deportivo, fue su exigencia, pues fue bastante el tiempo dedicado a la preparación física y técnica con sus bicicletas para poder enfrentar el terreno agreste y quebrado del gran macizo nacional, especialmente por lo fuerte del ascenso que progresivamente pasó de los mil 800 metros de altura sobre el nivel del mar en la Sierra, hasta tres mil 500 msnm que les representó llegar al mágico Páramo de Barbillas en la Cordillera Central. Además de lo empinado de la travesía fue difícil enfrentar los peligrosos descensos por las carreteras escapadas y rocosas que contiene el trayecto.

Por otro lado, fue bueno ver las expresiones de admiración y asombro de los ciclistas cuando se encontraban con cada una de las majestuosidades de la naturaleza durante el recorrido. Y es que seguramente, aparte de quedar convencidos que el lugar que estaban volviendo a recorrer algunos, y que otros apenas veían por primera vez, es uno de los lugares más hermosos de Colombia, también se llevaron la convicción de la riqueza ambiental que tiene el Macizo Colombiano, porque conocieron que es allí donde nacen los ríos más importantes que bañan al país y que el Macizo es la mayor fuente hídrica de Colombia, por lo que fue declarado por la UNESCO como Reserva de la Biósfera. De ahí nace la importancia que instituciones como la Corporación Autónoma Regional del Cauca CRC, sigan realizando procesos importantes de la mano con la comunidad, de conservación y protección de los recursos naturales para deslumbrar a propios y visitantes.

También es claro, y es de notar que, el que este grupo de aventureros y acompañantes hoy puedan realizar esta clase de eventos en esta zona del país, otrora escenarios de las actos de terrorismo, zozobra y amedrentamiento social por parte de los violentos y enemigos de la paz, se debe a que el Ejército Nacional y los soldados de la tercera División y de la Vigésima Novena Brigada han venido realizando un trabajo arduo y efectivo en el tema de seguridad y en lo social. Esto último quedó gratamente demostrado en esta correría por el Macizo al ser promotor y formar parte del comité organizador a través de la Oficina de Asuntos étnicos de la Tercera División y ser garante de la seguridad y vigilancia de los deportistas y acompañantes por parte de los soldados de la Vigésima Novena Brigada con su Batallón de Alta Montaña N4 quienes estuvieron apostados en las orillas de las carreteras durante todo el recorrido.

Esta correría no habría sido posible sin la suma de esfuerzos con las comunidades indígenas yanaconas, campesinos y pobladores de los sectores urbanos por donde se adelantó la travesía que apoyaron constantemente a las instituciones organizadoras. Ese apoyo se vio reflejado en la atención a los participantes con el alojamiento, el servicio de alimentación, el acompañamiento durante los tramos recorridos pero sobre todo brindando el calor humano propio de estas comunidades.

La presencia de la comunidad fue notoria en el los sitios de salida y de llegada así como a lo largo del camino que continuamente estuvieron aplaudiendo y animando a los ciclo montañistas. Siempre los deportistas encontraron banderas blancas y de Colombia y hasta carteles dando la bienvenida con lo cual mostraron la alegría de contar con tan elevado número de visitantes.
La correría permitió que los participantes pudieran observar los más interesantes atractivos eco turísticos de todo el Macizo Colombiano y hasta mostraron su intención de retornar a la región en calidad de visitantes.

Sería extenso enumerar los atractivos pero destacaron el gran cañón del río Guachicono, la chorrera la Alazana, el Río Blanco, el cerro de la Quinquina, la población de Rioblanco, las termales de las Salinas, el Páramo de Barbillas, el valle de las Papas por donde hace el recorrido el río Caquetá y todo el corazón del Macizo con sus innumerables lagunas y la inmensidad de las montañas.

A estos aspectos propios de la belleza geográfica señalaron como especial atractivo la amabilidad de sus gentes, las riquezas de la gastronomía así como los valores culturales en materia de música, danza y los saberes ancestrales de las comunidades yanaconas.

Finalmente, con este gesto de paz se espera que el próximo año se pueda contar con muchos más participantes de ciclo montañismo, y así dar a conocer al mundo las riquezas naturales de nuestro departamento del Cauca en el macizo colombiano, ya que esta región, hoy con unas mejores condiciones de seguridad, nos brinda el calor humano de todos los habitantes de la región, además de la diversidad cultural y etnográfica.
COMPARTIR

Avenida Los Cuarteles 80-00 Popayan, Cauca
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
prensadiv03@gmail.com

Numero de visitas: 58.688