DIV03

190 años de gloria

06 de agosto de 2009

La conmemoración de un año más del aniversario de la Batalla de Boyacá nos obliga a rendirle al Ejército patriota, que en ese entonces nos dio la Independencia, un sentido y conmovedor homenaje. Permítanme hoy, a los 190 años de esa epopeya, hacer un osado parangón entre ese Ejército de 1819 y nuestro Ejército del 2009.
El Ejército Libertador estuvo integrado por patriotas neogranadinos que sacrificaron todo por alcanzar la libertad, y lo lograron. El Ejército actual está integrado por colombianos patriotas, hombres y mujeres, que dan todo lo suyo por mantener esa libertad, y lo están logrando. Los soldados del Ejército patriota lucharon contra todas las adversidades habidas y por haber y las superaron. Los soldados de nuestros días también enfrentan toda clase de vicisitudes, que soportan con estoicismo, gracias a su amor patrio.

El Ejército de Bolívar se enfrentó a un ejército español, experimentado y bien equipado, y lo derrotó. El Ejército contemporáneo combate y mantiene a raya a unas estructuras terroristas y narcotraficantes bien armadas. El Ejército que nos dio la Independencia luchó contra un poder extranjero que peleaba por mantener sus colonias. Nuestro Ejército defiende un territorio, una tradición, unas costumbres, unos valores y una libertad.

El Ejército de 1819 nos dio la Independencia. El de hoy, a lo largo de los últimos 190 años, ha defendido y ha hecho prevalecer la libertad. Si no fuera por el Ejército Nacional y las otras instituciones que conforman la Fuerza Pública, Colombia no estaría hoy en día disfrutando de una democracia que permite libertades y desenvolvimientos de todo tipo, incluso con sus propias afrentas. Esta posibilidad se da dentro de un marco constitucional y unos derechos fundamentales, que las ambiciones ideológicas terroristas buscan arrebatarnos.

El Ejército colombiano, mi Ejército, nuestro Ejército, ha sido muy exitoso en el cumplimiento de su misión durante los últimos años. Logró acorralar a las principales organizaciones terroristas, reduciéndoles considerablemente su capacidad de daño y su potencial de amenaza y obligándolas a realizar acciones desesperadas que intentaban mostrar un renacer que no van a conseguir.

La evolución de las circunstancias y la dinámica de una confrontación con peculiaridades muy propias nos han llevado a buscar alternativas y articulaciones operacionales y de inteligencia, con el fin de mantener la ofensiva sobre las organizaciones al margen de la Ley y garantizar un eficiente control militar de las áreas más vulnerables a la violencia.

A pesar de algunos hechos desafortunados, contrarios a las políticas institucionales, nuestra Fuerza ha sabido permanecer invencible y ha mantenido su espíritu de combate sin desfallecer ante nada. Esa voluntad y ese vigor que hoy por hoy acompañan a nuestras tropas están garantizando desarrollos, procesos y evoluciones en todos los ámbitos del quehacer nacional. Por supuesto, aún se presentan embates, porque todavía nos encontramos en el proceso de la consolidación, pero esperamos, dentro de la Política de Seguridad Democrática, hacer muy pronto de Colombia, con la ayuda de todos los nacionales, un país de paz.

Los colombianos guardamos profunda admiración y gratitud por el Ejército Libertador. Es nuestro anhelo que esa misma admiración y gratitud incrementen el respaldo y confianza en el Ejército Nacional, que ya nos permita “pescar de noche”, como decía el maestro Darío Echandía.

General Óscar Enrique González Peña
Comandante del Ejército Nacional
COMPARTIR

Avenida Los Cuarteles 80-00 Popayan, Cauca
Horario Atencion: 08:00 - 12:00 y 14:00 - 18:00
prensadiv03@gmail.com